Está en: Inicio > MUNICIPIO > Introducción Histórica

Introducción Histórica

En la confluencia del valle del río Luna con tierras de Omaña, se encuentran las doce poblaciones que forman el municipio de Soto y Amío, a saber, Bobia, Camposalinas, Canales-La Magdalena, Carrizal de Luna, Garaño, Irián, Lago de Omaña, Quintanilla, Santovenia de San Marcos, Villaceid Villayuste, y Soto y Amío, sede del Ayuntamiento.

Estas localidades comparten, gracias a su posición geográfica con respecto a los valles de Luna y Omaña, una dilatada historia, que comienza con antiguos pobladores prerromanos, de los que aún se conservan algunos vestigios (principalmente de castros, a veces apenas perceptibles), y otros restos arqueológicos.

Quizá fueron ellos quienes iniciaron la búsqueda en nuestras tierras de minerales que pudieran ser de alguna utilidad, labor que continuaron los romanos con sus explotaciones auríferas mediante el arrastre por agua y que se prolongó hasta nuestros días, con la explotación de yacimientos carboníferos y con la producción de áridos.

La expansión del reino astur-cristiano más allá de la Cordillera Cantábrica trajo consigo la concesión de privilegios a la iglesia ovetense en la zona para la constitución de monasterios e iglesias en los lugares conquistados, lo que, a su vez, tuvo un efecto colonizador y, asociado a éste, el florecimiento demográfico y económico.

A modo de ejemplo, entre los siglos IX-X, encontramos las primeras referencias documentales a Ameo y a otras poblaciones del municipio como parte de la jurisdicción de la Catedral de Oviedo.

Este crecimiento prosiguió a lo largo de la Edad Media, culminando en el siglo XIV con la incorporación del territorio a las posesiones de los Quiñones, convertidos posteriormente en Condes de Luna.

Históricamente, el actual municipio formaba, junto con algunos pueblos que hoy pertenecen a municipios vecinos, el antiguo concejo de Luna de Yuso (o de Abajo).

Cabe destacar que en algunas poblaciones aún perdura este sistema de organización vecinal, mediante el que se regula la vida en común de sus habitantes, así como el reparto y aprovechamiento de los recursos naturales de cada lugar (leña, pastos y veceras de ganados, aguas, etc.).

En 2005, la UNESCO declaró estas tierras parte de la Reserva de la Biosfera de los Valles de Omaña y Luna.

Su paisaje está rodeado de montañas donde abundan los bosques de roble, destacando también una frondosa vega a orillas del río Luna.

Cruzan estos valles de suave relieve numerosos caminos que antaño eran utilizados por vecinos y ganados para acceder a fincas en las que cultivaban cereales (centeno, trigo, lino) y hortalizas (patatas, berzas, nabos), bosques de madera y pastizales.

También compartieron, y aún comparten, estas sendas pastores y rebaños en busca de pastos frescos, llegados a veces desde muy lejos siguiendo antiguos cordeles y caminos de trashumancia.

Asimismo, estas tierras son una verdadera encrucijada de caminos, por los que comerciantes, viajeros y correos han seguido su rumbo.

Hacia Babia y Asturias, hacia La Robla, hacia León, hacia la Ribera del Órbigo hacia Omaña y Villablino, o hacia otros destinos más lejanos, a los que en su momento llegaron muchos vecinos de estas tierras de donde una vez partieron soñando con una vida mejor.

Tierras, sendas y caminos aguardan hoy los pasos de caminantes deseosos de conocer esta tierra, que es tierra de todos.

Sede Electrónica Tablón de Anuncios Portal Transparencia

ACTIVIDADES Y EVENTOS

TELÉFONOS DE INTERÉS

  • Ayuntamiento: 987 581 554
  • CEAS La Magdalena: 987 581 596
  • Asociación Cua...: 987 581 666
  • Centro de Salu...: 987 581 373
  • Colegio Públic...: 987 581 177
Más teléfonos
Financiación